Blog de LeanSight

Generando entendimiento compartido para grupos grandes, metodología de World Café

La necesidad de entenderse está presente en nuestro país Chile está viviendo una crisis social de dimensiones nunca antes vistas en más de 30 años, donde es la labor de todos y todas contribuir tanto con su punto de vista u opinión, y a su vez acogiendo lo que otros u otras puedan aportar, de tal manera de construir entre todos un Chile mejor. Bajo este contexto, y dadas las múltiples instancias de diálogo existentes, tales como los cabildos o mesas de conversación, y el gran número de personas que participa de ellas, se vuelve sumamente complejo lograr tomar en cuenta la opinión y puntos de vista de todos los participantes.

Los principios detrás de una reunión activa

El estallido social en Chile, el cual se ha extendido por cerca de dos meses, ha sido testigo de una ciudadanía dispuesta a entablar conversaciones y diálogos. Lo anterior, teniendo por objetivo entender cuáles son las reales problemáticas del modelo actual, para luego encontrar soluciones que beneficien a todos. Si bien se han proliferado las reuniones, cabildos o instancias de conversación, tal y como vimos en el artículo sobre Problemas de las reuniones tradicionales, es difícil dialogar con otros.

Problemas de las reuniones tradicionales

¿Qué problemas tenemos al dialogar? A pocos días de cumplir un mes desde el inicio de las protestas, se hace patente más que nunca la necesidad de mantener la unidad entre todos los chilenos y chilenas. No obstante, ¿qué significa esta unidad? ¿qué se ha hecho y se sigue haciendo para lograr dicha unidad? Entre las distintas actividades que se han realizado, se han convocado, marchas pacíficas y cabildos, donde prima la necesidad de dialogar y llegar a acuerdos de cómo mejorar la situación del país.

Chilecracia ¿Qué podríamos hacer con sus resultados?

En estos días todos estamos tratando de entender las causas detrás de la convulsión social que estamos viviendo, en este artículo quiero hablar de un caso particular, la plataforma chilecracia que hoy invita a sus usuarios a priorizar un listado de peticiones ciudadanas para detectar el nivel de preferencia de cada una. Preguntas que quedarán pendientes Como no soy experto en estadística, evitaré profundizar en temas que deberían ser clarificados por gente más experta

Visualiza tu Voz - Un método ágil para crear Entendimiento Compartido en los Cabildos ciudadanos

La Crisis es de Entendimiento Nuestro país está viviendo la más profunda y transversal crisis de los últimos 30 años y observamos con pesimismo e incredulidad, que todos los actores sociales llamados a encontrar solución a las graves problemáticas que nos afectan, no han estado a la altura del desafío y han sido incapaces de entenderse para llegar a los acuerdos que necesitamos para avanzar. En nuestra experiencia hemos constatado que los equipos, las empresas y las comunidades sólo pueden prosperar sanamente, en la medida en que puedan crear un Entendimiento Compartido.

¡Al fin todos los gerentes de la organización se alinearon! ...pero igual la empresa quebró

En las grandes empresas los empleados están incesantemente trabajando por tener la aprobación de sus superiores. Y ojo, esto se repite también a nivel de gerentes: ellos también tienen superiores a los que pedir aprobación. Ahora bien, en este mundo de cambios sociales y tecnológicos donde cada vez hay más incertidumbre todo este esfuerzo puede ser infructuoso. A continuación revisaremos cómo se nace esta problemática y cómo enfrentarla. Nuestra necesidad de retroalimentación Cada vez que mi hijo Rafael encuentra algo de su interés (en el ámbito de las cosas que le apasionan a un niño de 11 años, como por ejemplo Pokemón) se nos acerca a mi esposa y a mí y nos cuenta sobre este nuevo descubrimiento, esperando que ese nuevo pokemón y sus superpoderes nos asombren de la misma manera que a él, algo que obviamente no es tan sencillo.

What we mean when we talk about Agility?

(Versión en español se encuentra en este enlace) When a few days ago our mentor and friend Alistair Cockburn (finally!) came to Chile, he talked us about the famous meeting held in Snowbird in 2001 where the Manifesto was written and how the name “agile” was chosen between other terms like “adaptive”. When voting came, there was even a tie between both terms, but finally they preferred “agile”. A lot of time has passed since that meeting, and their proposal has had a great impact far beyond software development.

¿De qué hablamos cuando hablamos de Agilidad?

(English version available at this link) Cuando hace unos días nuestro mentor y amigo Alistair Cockburn estuvo en Chile (¡por fin!) nos contó acerca del famoso encuentro realizado en Snowbird en 2001 donde se escribió el Manifiesto y se escogió el apelativo: “ágil”. Ellos estaban además de ese término, evaluando el nombre “adaptativo”, incluso, hubo un empate al momento de votar, pero finalmente se quedaron con “ágil”. Desde entonces, ha corrido mucha agua bajo el puente, y esa propuesta ha tenido impacto mucho más allá del desarrollo de software.

Decodificando a Canitrot

En el capítulo anterior En mi anterior artículo presenté la “paradoja de Canitrot”, la cual se puede definir como “la sospecha continua dentro de la idiosincrasia corporativa nacional sobre que los empleados de una empresa son flojos y sacadores de vuelta, a pesar que las personas que actúan así son una minoría ínfima y que la gran mayoría tiene un gran celo profesional”. Con el artículo anterior muchos habrán pensado que estaba negando la existencia de este tipo de personajes, y que no daba ninguna explicación sobre este fenómeno.

La Paradoja de Canitrot

Un mito colectivo chilensis En el inconsciente colectivo chileno tenemos grabados los personajes de “La Oficina” del Jappening con Ja, una organización en donde no importaba el objetivo de negocio (¿a qué se dedicaba “Mandiola y Cía”?) sino los personajes que allí trabajaban. Podría recordar a varios de ellos, pero quiero enfocarme en uno en particular: Ricardo Canitrot. Él siempre era el que llegaba tarde, “sacaba la vuelta”, e inventaba “chivas” para justificar sus atrasos o ausencias.